dimarts, 4 de maig de 2010

Mike Oldfield - Hergest Ridge & Ommadawn

Los seguidores de este músico, entre los que me incluyo, ya estamos contando los días que faltan para el 7 de junio, fecha en la que se pondrán a la venta las dos esperadas reediciones de Hergest Ridge (1974) y Ommadawn (1975), dos trabajos que siguieron al aclamado Tubular Bells (1973) y que junto a él, conformaron una compleja trilogía musical perteneciente, sin lugar a dudas, a la mejor etapa creativa de este músico.

Tras perder Virgin, su antiguo sello discográfico, los derechos de distribución de sus discos hace un par de años, ha sido Universal Music quien ha tomado el relevo, y se ha propuesto reeditar los primeros trabajos con cuidadas ediciones que van desde la sencilla hasta la firmada por el autor, pasando por la reedición en vinilo (back to black), conteniendo todas ellas sonido remasterizado y material extra (demos y outtakes) en función de la edición y de lo que uno esté dispuesto a pagar o llegue su grado de fanatismo (seguro que más de uno y dos se lo compra todo). Ya tuvimos un grato precedente el año pasado con la esperadísima reedición de Tubular Bells, que hizo las delicias de los aficionados ya que por fin tenían al alcance una edición definitiva y a la altura que esta gran obra se merecía (no la cutrez que hace un tiempo hizo Virgin con sonido HDCD).

Ahora le toca el turno a Ommadawn, considerada la obra maestra de este músico, y Hergest Ridge que presenta diferente portada para esta reedición, más atractiva y moderna (la otra, aunque original, nunca me gustó ya que parecía hecha un poco deprisa corriendo y más comparándola con la genial de TB), pero que según parece no ha gustado mucho a los puristas. En ambos casos también habrá material inédito como las versiones demo, descartadas y en el caso de Hergest Ridge, la versión original (sólo disponible en las primeras ediciones en vinilo de 1974 y ahora convertida en joya de coleccionista) y no la que todos conocemos del sello Virgin que fue una versión remezclada a posteriori.Para completar la orgía musical se han incluido singles instrumentales poco conocidos como Argiers y First Excursion así como otros más populares por haber ya aparecido en numerosas recopilaciones como In Dulci Jubilo y Portsmouth.

Aunque en general no descubriremos nada nuevo que no conozcamos ya (y es que Mr. e-mule nos ha ayudado bastante a saciar nuestra sed de cosas inencontrables), se agradece poder disponer de estas dos ediciones que ocuparán un lugar de honor en la discoteca (si,si formada por discos comprados en una tienda, como antes) de cualquier aficionado a la música que se precie. El pobrecito Mike también va a ingresar un dinerillo extra (que en tiempo de crisis viene de perlas) por algo que hizo casi cuarenta años atrás, lo cual además de hacer más evidente (por comparación) el pozo creativo en el que actualmente está inmerso, le ayudará a hacer más grata y llevadera su estancia en su modesta casita de las Bahamas, donde, después de una temporadita sin pegar ni golpe, ha decidido montar, en un pequeño rinconcito de la chavola, un estudio de grabación para seguir engendrando más bazofia chill-out y sucedáneos tan habitual en sus últimos trabajos (véase Light and Shade (2007), Tres Lunas (2002) y el insulto musical The Millenium Bell (2000)) y a la que uno no se acaba de acostumbrar. Se hace de esta forma evidente un distanciamiento lamentablemente irreversible con sus primeras grandes obras de los 70, que como todas las buenas y grandes, tienen la característica común de ser imperecederas y de poseer la misma frescura y originalidad de antaño.

1 comentari:

Barceloní ha dit...

Gràcies, per la info.
Aquests son discos per tenir originals, amb la seva caixa, funda etc... Soc emulero, però determinades joies, penso que encara s’han de tenir (cada vegada menys però).
Estic d’acord amb les davallades en qualitat de Oldfield, encara que els 90 van acabar be, amb Guitars, Voyager, per suposat no es poden comparar amb les primeres peces de Mike, encara que jo sempre intento donar una opció a la evolució (encara que no sempre positiva). No agrada la mateixa música ara, que fa 30 anys, per això entenc que els musics que intenten agradar variant la seva música. Pensa que si no ens queixaríem de la manca d’evolució.
Per cert aquestes noves edicions encara no hi son al Spotify.

Segueix amb el Blog val al pena