dimecres, 6 d’agost de 2008

Bruno Nicolai. Un músico (injustamente) poco valorado.

Desde aquí quiero reivindicar la figura de Bruno Nicolai (1926-1991) músico italiano y compositor de bandas sonoras. Su notable producción se ha visto siempre relegada a un segundo plano y su figura siempre ensombrecida por la de Ennio Morricone con el que colaboró como director de orquesta en un montón de bandas sonoras del maestro romano. Tal vez sea por este motivo por el que se le ha considerado siempre como un discípulo suyo, lo cual aunque no sea esta afirmación totalmente falsa, si que lo es suponer que Nicolai sea un compositor de segunda división y sin autonomía ni ideas propias. En según que momentos me atrevería a decir que algunas de sus composiciones son mejores que las de Morricone (y eso que yo me cuento entre sus numerosos fans ). De la numerosa (y lamentablemente poco conocida) producción de Nicolai, que alcanza su máximo apogeo a finales de los sesenta y principios de los setenta, llegando a componer nada más y nada menos que 15!!! bandas sonoras en 1972, destacan trabajos de una calidad más que notable como el que he añadido junto con estas líneas Femmine Insaziabili del año 1969 (alguien ha visto la peli??), donde podemos encontrar esos ritmos beat, jazzísticos y pop tan característicos de la época y que conforman un álbum muy variado y muy agradable de escuchar (lástima que el sonido no sea para tirar cohetes, pero hay que tener en cuenta que estamos ante una grabación del año 69). Esta pequeña joya desconocida para la gran mayoría y que recomiendo a cualquier aficionado a la banda sonora que se precie, es una muestra más que contundente para reivindicar la figura de Nicolai y calificarlo sin complejos de un gran músico cuyas composiciones estaban muy por encima de las películas a las que servían. Hay que decir que este "fenómeno" no le era exclusivo ya que a otros "compañeros de oficio" suyos, como al entrañable Francesco de Masi, a Stelvio Cipriani e incluso al mismísimo Morricone les ocurría exactamente lo mismo: Confeccionaban scores muy trabajados de una gran belleza y calidad para películas que han sido olvidadas hasta por sus propios directores, ya que en su mayoría eran producciones italianas que contaban con un presupuesto muy bajo y que abarcaban desde los géneros marca de la casa como el giallo o el spaghetti western, el policíaco y detectivesco (imitaciones baratas del agente 007) hasta (como no!!) el erótico en plan de cachondeo con buenas mozas y mozos loquitos por verles aunque fuera el dedo gordo del pie; géneros en definitiva de lo más variopintos pero con el denominador común de pertenecer casi sin excepción a la hoy revalorizada serie B (y estoy siendo muy generoso con este calificativo). Producciones que el paso del tiempo hubiera colocado en el más postrero de los olvidos si no fuera porque contaban con una excelente música que merecía ser rescatada por algún que otro intrépido sello discográfico para el goce de nuestros oídos, y ya puestos honrar el digno trabajo que realizaron tantos compositores italianos que se vieron desbordados por la ingente producción de películas durante la década de los sesenta y setenta, pero que supieron estar a la altura con su profesionalidad y saber hacer. Es ahora cuando muchos (entre los que me incluyo) sienten un cierto interés por ver alguna de esas películas a las que pertenecía tal o cual banda sonora que les ha llamado especialmente la atención. Curioso el poder y la magia que desprende la música.
Continuaré dedicando más líneas a Nicolai a modo de homenaje y a tantos otros compositores italianos como los antes mencionados, cuyos trabajos son merecedores de un gran respeto y que nada tienen que envidiar a algunos llevados a cabo por las "vacas sagradas" americanas, que precisamente por serlo y participar en grandes superproducciones han gozado de una mejor aceptación entre los aficionados a la música de cine.
Si queréis escuchar algunos temas de esta banda sonora de Bruno Nicolai aquí tenéis el link con youtube:http://www.youtube.com/watch?v=lOQu-yeeO2Q